Trabajar en Casa

Cuando mis amigos y conocidos me preguntan, porque no voy al trabajo cada día, y les digo que estoy trabajando en casa, se quedan con una cara de perplejos, me miran como si estuviera loca. Algunos me comentan que no entienden que teniendo un negocio que funciona, en el que tengo una flexibilidad en mi horario de trabajo, quiera emprender un negocio desde casa, para ellos es como volver a empezar, o perder una seguridad en algo, sin embargo para mí es una mejora en mi calidad de vida, es volver a empezar, pero con una amplia experiencia y para lograr objetivos diferentes.

Les entiendo, muchos años he pensado como ellos y como el resto de gente que sigue haciendo las mismas cosas que se han hecho durante años sin preguntarse si es eso lo que desean en realidad, pero encuentro tantas ventajas a trabajar desde casa, que volver al trabajo tradicional se me hace una montaña.

Trabajar en casa te aporta tantos beneficios, no solo de calidad de vida sino también económicos, que voy a tratar de resumirlos.

En cuanto al tema económico, te permite abrir tu propio negocio sin tener que hacer una inversión en infraestructura, ya que el lugar de trabajo es tu propio hogar, y sólo necesitas tu tiempo y un ordenador con conexión a internet. Tampoco necesitas tener un gasto fijo en alquileres, ni empleados, ni dar de alta otra línea de teléfono, ni de luz.

No tienes que desplazarte cada día, con el consiguiente ahorro de tiempo, gasolina, gastos del coche, etc…

Pero sobre todo, yo elegí esta opción por las mejoras en cuanto a la calidad de vida que me supone, ya que trabajo sin horarios fijos, yo marco mis propios horarios en función de mis necesidades y las de mi familia.

Otra ventaja es que, para los que nos gusta viajar, no tiene nada que ver hacerlo cuando lo hacen todos, en temporada alta, puentes o vacaciones o poder comprar los viajes a última hora a destinos increíbles por un precio de risa.

Al contrario de lo que nos han enseñado siempre, que la vida es un constante esfuerzo, los negocios desde casa, si se plantean bien, son accesibles a cualquier persona con ganas de cambiar su calidad de vida, requieren como toda meta en la vida tener una disciplina contigo mismo, ya que muchas veces te ves tentado a cambiar tus planes, pero si persigues tu sueño y te lo montas bien, puedes igualar fácilmente un sueldo medio, y con un poco más de esfuerzo y tiempo puedes llegar a conseguir importantes ingresos con los que vivir muy bien y sobre todo, siendo dueño de tu tiempo, algo que no tiene precio.


Gracias por Compartir!Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *