Llegada a Beijing

A pesar de los avisos, nuestra primera llegada a Beijing fue tanto o más caótica de lo previsto, pues por lo visto mi mochila se quedó en Moscow, y pudimos comprobar rápidamente que encontrar la oficina de reclamación de equipajes...