Monte Emei (Emeishan)

Monte Emei o Emeishan, situado al suroeste de la provincia de Sichuan , es la más alta de  las cuatro montañas sagradas del budismo en China. Su extensión es de más de 200 km de norte a sur y de este a oeste, cubiertos de variada vegetación, dando vida a más de 3.000 variedades de plantas entre las que se encuentran abundantes plantas medicinales y , y donde viven numerosos animales salvajes, como el panda rojo, el faisán dorado y varias especies de monos. Es por esto que Emeishan es llamada también “Museo de la Naturaleza”.

Tras visitar el Gran Buda de Leshan por la mañana, la misma furgoneta fue la que nos llevó desde Emeishan hasta el parking en la base de la montaña, a partir de donde ya no está permitido pasar vehículos particulares, y se asciende en un autobús del propio parque, por una angosta carretera mientras ataviesas tan incomparable entorno, en el que hay señales que te advierten sobre la posibilidad de encontrar monos en tu camino.

Monte Emei o Emeishan es sin duda el lugar, de todos los que visitamos en nuestro viaje a China, por el que volvería sin pensármelo a visitar China, para disfrutar de su incomparable entorno natural con mucho más tiempo. No es de extrañar que desde tiempos antiguos, la montaña Emei haya sido descrita como una “Belleza bajo el Cielo”. Recomiendo a los viajeros intrépidos, visitar Emeishan con tiempo suficiente para hacer este ascenso caminando entra la naturaleza, como es mi intención hacer en la siguiente ocasión.


Entre esa naturaleza virgen surgen los numerosos templos y pabellones construidos por los monjes y eremitas, según una leyenda porque fue en Monte Emei donde Samantabhadra predicó el budismo, por lo que la mayoría de los templos tienen estatuas de Samantabhadra. Aunque también se dice que eligieron este lugar, por ser donde el bodhisativa Puxian había elegido para su retiro.

Este Espectacular conjunto de templos y pabellones integrados en tan único entorno ha hecho que Monte Emei haya sido incluido como “Patrimonio Natural de la Humanidad”

Los principales lugares de visita en la montaña son el Templo Baoguo, el Templo Wannian, el Templo Fuhu, el Pabellón Qingyin, la Plataforma Hongchun, el Templo Xianfeng (Cueva de los Nueve Ancianos), el Estanque Xixiang y la Cima de Oro.

El Templo Baoguo está al pie de la montaña y junto a la entrada del área montañosa. A unos 15 km cuesta arriba está el Templo Wannian, uno de los principales templos de la localidad. El autobús de subida te deja en el Parking del Templo Wannian, desde donde se asciende en el teleférico, mientras disfrutas de maravillosas vistas de este monte sagrado desde la altura.

Desde la bajada del teleférico accedes tras subir y bajar varios tramos de escaleras al Templo Wannian, uno de los más importantes en Monte Emei, por ser donde se  encuentra la estatua de cobre del Buda Samantabhadra. En este recorrido pudimos ver cómo trasportaban los materiales de obra desde el parking hasta las nuevas construcciones, respetando al máximo el entorno.

El Templo Wannian, llamado Templo de Samantabhadra antes de la dinastía Ming, fue erigido durante el reinado Long’an (397-401).

Tras atravesar un pasillo con esculturas de elefantes a ambos lados, encontramos el Salón Wuliang, en el que se exhibe una estatua de cobre del Buda Samantabhadra, montada en un elefante blanco con seis dientes y fundida en 980. La estatua mide 7,3 metros de alto y pesa 62 toneladas.

Para quienes dispongan del tiempo suficiente, en la Cima de Oro, pináculo de la montaña Emei, a 3.065 metros sobre el nivel del mar, está el Templo Puguang, construido durante la dinastía Han del Este y reconstruido en varias ocasiones a causa de los incendios provocados por los rayos. La Cima de Oros es un lugar ideal para observar la salida del sol, el mar de nubes, la “Luz del Buda” y las “Lámparas Sagradas”.

Sin embargo en nuestro caso, tras visitar el Templo de Waniong comenzamos el descenso, pero esta vez por las interminables escaleras, hasta llegar al Pabellón Qingyin

Desde aquí seguimos descendiendo, hasta llegar al Puente Doble, situado cerca del Pabellon Qingyin, debajo del Pabellón Niuxin. Bajo el puente doble se encuentra un estanque generado por el agua que llega a través de la alta montaña y valle, creando un bello sonido, que le da el nombre de “Crystal Sound of Twin Bridge”

Antes de tomar el bus de vuelta, tuvimos ocasión de asistir a una demostración sobre cómo algunas plantas medicinales se comportan al ser sumergidas en agua, supongo que con el objetivo de que compráramos al final de la misma estos tes. Parecía Interesante…

 

HAZ CLIC AQUÍ PARA VER LA GALERÍA DE FOTOS DE MONTE EMEI

Ahora puedes encontrar  Grandes Viajes al mejor precio en
Un Mon de Viatges


Gracias por Compartir!Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 2 julio, 2011

    […] Jamás hubiera pensado que llegáramos a pensar en las hamburguesas de comida rápida como lo mejor del mundo, pero así fue ese día, y al siguiente también, y hasta que salimos de Chengdu. Después de cenar, nos acostamos pronto, pues a las 6.00 salía nuestra excursión hacia El Gran Buda de Leshan, desde donde visitaríamos también el Monte Emei. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *