La Necesidad de Aprobación II

Tal como comentaba en la primera parte de este artículo … La necesidad de aprobación se fundamenta en una sola suposición: “No confíes en ti mismo; confirma todo con otra persona primero”.

Movido de este conocimiento, puedes empezar a enfocar de otra manera las actitudes críticas de la demás gente. Cuando alguien no esté de acuerdo con algo que tú dices, en vez de sentirte herido piensa que te has encontrado con una de las personas que están dentro del 50% que no está de acuerdo contigo. Saber que, digas lo que digas, o pienses lo que pienses, o hagas lo que hagas, habrá alguien que no esté de acuerdo contigo, es la mejor manera de salirse del túnel de la desesperación.

Cuando seas consciente de la posibilidad de crítica y la esperes, ya no te sentirás inclinado a ofenderte por ello, y simultáneamente dejarás de considerar que el rechazo de un pensamiento o sentimiento tuyo implica el rechazo a tu persona. No puedes evitar la desaprobación de la gente por más que quieras. Por cada opinión que puedas tener, habrá siempre alguien que tenga exactamente la opinión opuesta a la tuya.

Si experimentas descontento interno por algo que alguien ha dicho o hecho, o por la forma en que otro te ha tratado, es porque consideras más importante la opinión de esa persona que la tuya.

Debes tener en cuenta que los demás también tienen derecho a dar y tener su opinión, incluso en caso extremo aceptemos que tienen derecho a opinar de tí, sin embargo, lo que TU eres, no tiene nada que ver con todas estas opiniones externas, sólo depende de la forma en que tu quieras procesar tu vida.

Es normal que otros no opinen igual que tu acerca de tus decisiones o forma de actuar.

Todos fuimos educados desde la infancia a buscar la aprobación (de la profesora, de la familia, etc…) sin embargo, a mayor búsqueda de aprobación, más prejuicios se tienen (ya que estará mal todo lo que no sea aprobado) y menor capacidad de decisión. Sin embargo, aunque te guste… aunque te encante tener la aprobación de otros NO es una NECESIDAD. Si Necesitas la aprobación, cuando no la tienes te paralizas. Esto es porque tu autoestima la tienes en el lugar equivocado, la tienes en los otros en lugar de en ti mismo (deberías llamarle, estima de los otros 🙂 )

NO hay que permitir que la opinión de otros sea más importante que la tuya propia, no hay que defenderse, ni tampoco permitir que te afecte. Simplemente debes aprender a vivir con la desaprobación y saber que las personas que más te importen son las que más van a desaprobarte.

Una mirada a las motivaciones (Intención Positiva) de este comportamiento autofrustrante será muy útil para ayudarnos a descubrir ciertas estrategias con las que lograr eliminar la necesidad de buscar la aprobación de los demás.

Entre las retribuciones (intención positiva) de la necesidad de búsqueda de aprobación están incluidas las siguientes:

– Colocar la RESPONSABILIDAD de tus sentimientos en los demás. Si te sientes así (fatal, dolido, deprimido, etcétera) porque alguien no te aprueba, entonces {él, esa persona, no tú, es responsable de lo que tú sientes.

-Si ellos son responsables de cómo te sientes porque no te aprueban, cualquier Cambio en ti se vuelve imposible, puesto que es por culpa de los demás que te sientes así. Entonces él o ellos serán responsables también de que tú no cambies. Así la búsqueda de aprobación te ayuda a evitar cualquier cambio.

– Mientras los demás sean los responsables y tú no puedas cambiar, tú no tendrás que correr ningún riesgo. En consecuencia el aferrarte al comportamiento de búsqueda de aprobación te ayudará convenientemente a evitar cualquier actividad que implique correr un riesgo en tu vida.

– Reforzar la imagen pobre de ti mismo y con ello fomentar tu autocompasión y desidia. Si eres inmune a la necesidad de aprobación, serás también inmune a la autocompasión cuando no la consigas (Que triste es la autocompasión, no?)

– Reforzar la idea de que otros tienen que ocuparse de tí; de ese modo, puedes volver a la infancia y ser mimado, protegido y manipulado.

– Culpar a los demás de lo que estás sintiendo, con lo que creas un efecto de chivo emisario para todo lo que no te gusta en tu vida.

– Engañarte a ti mismo diciéndote que cuentas con la simpatía de aquellos que tú has hecho más importantes que tú mismo en tu vida; de ese modo, te sientes cómodo exteriormente aunque por dentro alimentes las semillas del descontento. Cuanto más importantes sean los otros, más importancia tienen las apariencias externas.

– Gozar, solazándote con el hecho de que otra gente te presta atención; lo que te da pie para jactarte ante amigos que, como tú, van en busca de aprobación.

– Encajar en el medio ambiente cultural que (POR DESGRACIA) aplaude ese tipo de comportamiento y lograr el favor de la mayoría.

Ahora que lo sabes, puedes decidir seguir buscando la aprobación de los demás o dejar de hacerlo… COMO SIEMPRE, TU DECIDES!

Extracto del VideoCurso: Bloqueos Mentales (puedes Visualizarlo o descargarlo de forma gratuita)


Gracias por Compartir!Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. MARIA dice:

    EXISTE ALGUNA LECTURA RECOMENDADA SOBRE EL TEMA DE LA NECESIDAD DE APROBACION. GRACIAS.

    • carmenclerigues dice:

      Hola María

      te recomiendo que empieces leyendo "Tus zonas erróneas" de Wayne Dyer, puedes encontrarlo en descarga, incluso en audiolibro, y te aclarará bastante este concepto.
      Espero que te ayude, un abrazo!

  1. 28 marzo, 2012

    […] Continua en >> La Necesidad de Aprobación II […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *