Viaje Iquitos – Amazonas – Requena

Fue en el primer viaje a Perú, íbamos un grupo de 8 personas: una oftalmólogo, seis optometristas y un informático, para realizar revisiones optométricas a los habitantes de Requena (Perú) y alrededores. La mayoría nos conocimos en el Aeropuerto de Madrid, aunque a los pocos días,  tenía la sensación de conocerles a cada uno de ellos desde siempre…

Tras tres días de viaje con escala en Caracas incluida, por fín llegamos a Iquitos! Lo primero que me impresionó y a su vez me encantó fueron los motocarros, subir en ellos es como una constante aventura. En siguientes visitas a esta zona conseguimos aprender a manejar estas motocicletas, que se conducen de forma muy diferente a otras motos. La primera vez a los tres metros tuvimos nuestro primer accidente, y fuimos la risa del lugar durante días.

Iquitoses una ciudad bastante ruidosa para el entorno en el que se encuentra, rodeada de selva alta, con acceso únicamente en avión o barco, es el puerto de partido ideal para cualquiera que quiera Viajar por el Amazonas… y el sonido tan entrañable de los motocarros la hace única.

A nuestra llegada nos esperaba Olga, quien con una sóla llamada nos envió dos coches a recogernos, nos acogió en su casa donde dejó que nos ducháramos y descargáramos todo el material para poder visitar la ciudad tranquilamente. Pero la primera visita, fue muy especial… nos trasladamos en motocarro hasta un pequeño embarcadero donde tomamos una barca que nos llevaría hasta la Tribu Bora, una tribu indígena que vive en la selva, a poca distancia de Iquitos, con acceso únicamente por el Río Ucayali.

 

Tras la visita a la tribu Bora, recorrimos caminando la ciudad, el mercado de Belén, el paseo marítimo, etc… y Olga nos llevó a comer a un Burguer que hay en la plaza de Armas, en el que se puede probar cualquier plato de comida típica peruana, te lo hacen al momento (no es comida rápida tipo burguer) y nos gustó tanto que en cada visita hemos estado deseando volver a este típico bar. Aquí probamos la chicha morada por primera vez, y otras delicias…

Sin duda, la llegada al Puerto de Iquitos, desde donde partiríamos rumbo a Requena, fue uno de los momentos más impactantes, no sólo de este viaje a Perú, sino de cuantos viajes he realizado hasta ahora...  Aunque es imposible expresar con palabras los olores y los sonidos que allí se sentían, lo intentaré transmitir con las imágenes

Las 17 horas aproximadamente que dura el viaje desde Iquitos a Requena, fueron una experiencia inolvidable, pues navegar el  Amazonas en este tramo, y después el Ucayali es increible tanto de noche, en la que desde la cubierta puedes observar un cielo con unas estrellas que parece que no existan en ningún otro lugar del mundo, como de día, en que a medida navegas ves pasar la selva en su estado más puro, es como si pasaran una película de “cinexín” por delante de tí.



Tanto por la tarde, como a primeras horas de la mañana, subían al barco durante las paradas para la recogida de plátanos, personas que vendían distintos productos, como quesos, pescados, empanadas, arroz, etc… Paseaban por los pasillos del barco coreando su producto “quesos, quesos”, “pescaaaado frito!”

Dormimos en dos camarotes de 4 personas cada uno, eran enanos, lo justo para dejar las mochilas en el pasillo y no poder bajar de la cama ya. Recuerdo que el colchón invitaba a poner algo entre su superficie y tu cuerpo o al menos tu cara, tanto por el color, mezcla de polvo y bichos, como por  la estrechez del sitio, aunque tenía un saco-sábana, como hacía tanto calor allí dentro, puse el saco por encima del colchón y dormí sobre él, bueno, digamos que me dormí pensando que estaba sobre él…


Por la mañana, tras algunas horas de navegación, durante las cuales Don José iba parando en algunas comunidades, donde se cargaban plátanos… llegamos a Requena, nuestro destino, el que iba a ser nuestro hogar y  donde trataríamos de darles vista y luz al mayor número posible de personas.

Aun recuerdo cada una una de las imágenes, olores y sonidos que acompañaban aquel viaje: tuvimos la suerte de coincidir con un chico que, con una flauta peruana nos deleitó durante varias horas con su música típica en la tarde. .. El silencio de la noche en el que se oía el sonido del agua junto a los motores de barca rugir cuando encayaba con algún tronco, al igual que los sonidos del amanecer en tan paradisiaco lugar.

Algún día, cuando pueda hacerlo sin que se me ponga un nudo en el estómago, editaré y compartiré los vídeos que grabé desde la lancha Don José, mientras navegábamos el Amazonas.

Actualización 3/marzo/2012, añado el vídeo de la salida de Requena

Ahora puedes encontrar  Grandes Viajes al mejor precio en
Un Mon de Viatges


Gracias por Compartir!Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

9 Respuestas

  1. susana dice:

    Fue genial!!!!

  2. Joan López Casanoves dice:

    Qué post más bonito y más emotivo, Carmen. Gracias por compartir una experiencia tan fantástica y seguro que enriquecedora.

    Un abrazo muy fuerte.

  3. Luara dice:

    Hola un gusto saludarles , se que Requena es un pueblo maravilloso , allí pase una pequeña parte de mi niñez , tengo recuerdos de muchas cosas desde amigos hasta lugares en mi mente y de animales que traíamos para mascotas a casa desde loros pihuichos y huacamayos, la vecina cuando traía de su chacra el fruto de estación como pijuayos , aguajes , ungurahuis y humari , aaa cuando desde mi casa lanzaba platanos maduros a mi vecinita y su madre nos hacia un delicioso chapo , un tio montaras traía taricayas y hacíamos aradu del huevo (huevo de charapa con azúcar mezclado , se come instataneo), inclusive e salido de Reyna y princesa de un colegio maria inmaculada y reyna interbarrios , los niños eran exploradores de la selva , y también pescadores , aventurándose sin el permiso de sus padres y tirándose del puente de requena , en fin hay mucho más que transmitir , entre Iquitos y Requena para mi existe una sola cosa , amor por la naturaleza y amor a aquellos quienes formaron parte de su vida en nuestras vidas y amor a las personas que aman ese hermoso lugar , Requena el Atenas del Ucayali … besos … yo soy natural de Contamana – Loreto …

  4. chase dice:

    Gracias por vicitar mi bella ciudad
    Esperemos que un dia regresen de nuebo

  1. 2 noviembre, 2010

    […] fue en la población de Requena (Perú). El viaje hasta allí  lo describo en el post de  Viaje a Iquitos-Requena, pero más alla del viaje que ya fue una experiencia por sí mismo, la vivencia de estos días, […]

  2. 16 abril, 2011

    […] tenía pantallas gigantes donde proyectar anuncios constantemente. En cierta forma me recordó a Iquitos, donde los motocarros esperan aglomerados la puesta en verde de los semáforos mientras aceleran […]

  3. 22 julio, 2011

    […] en el Valle Sagrado a la vuelta de un viaje de cooperación en la zona de Requena, al sur de Iquitos. Éramos un grupo de 8 personas, y aunque llegábamos muy cansados quisimos ver el máximo posible […]

  4. 5 mayo, 2016

    […] en el Valle Sagrado a la vuelta de un viaje de cooperación en la zona de Requena, al sur de Iquitos. Éramos un grupo de 8 personas, y aunque llegábamos muy cansados quisimos ver el máximo posible […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *