El Cairo I. Meseta de Guizhe

Visitamos el Cairo al final del Crucero por el Nilo. Aunque normalmente viajamos a nuestro aire, sin nada organizado, en este caso no nos importaba mucho el destino, sólo queríamos hacer una escapada a algún lugar cálido, huir del frío y los festines del  fin de año, y nos pusimos en manos de Bea, amiga y propietaria de Un Mon de Viatges, para que nos buscara alguna oferta de última hora. Puesto que nos costaba menos el paquete completo que un vuelo barato al Cairo, preparamos maletas en dos días y salimos sin pensar más… Como suele pasar, tanto el viaje como la compañía, fueron insuperables.

Tras el final del crucero en Luxor, llegamos al Cairo ya de noche, comprobando que realmente, se trata de “la ciudad que nunca duerme”… Su actividad era similar a la de cualquier ciudad de día y resultaban impactantes sus carreteras y sus calles llenas de gente, de luces y de minaretes… en cualquier dirección hacia la que desviara la mirada. Me cautivó… aun antes disfrutar de sus bazares y sus aromas.

Tras un sueño reparador, la primera mañana en el Cairo la dedicamos a visitar la Meseta de Guizhe… Apoteósica!


A pesar del madrugón, cuando llegamos ya no quedaban entradas para visitar el interior de la pirámide de Keops (que tiene una afluencia diaria limitada), y visitamos la pirámide de Kefrén, accediendo hasta la cámara del sarcófago. A la entrada, un incauto guardia nos dijo que estaba PROHIBIDO entrar con cámaras y fotografiar el interior… prohibido? la palabra Mágica!! Algunos de los integrantes del grupo en el que íbamos dejaron sus cámaras en una consigna, o en manos de la gente que tenía claustrofobia y prefirió no entrar al ver el estrecho pasillo de bajada 🙂

 

y como no, la foto del grupo de amigos en la cámara del sarcófago

Aunque algo me olía sobre la escasa probabilidad de que ningún faraon hubiera descansado nunca en él, por si acaso, como la ocasión era única, decidí probarlo.

Y efectivamente, años después, al ver los vídeos de Nassim Haramein, sobre Nuestra Verdadera Historia, até muchos cabos que me habían quedado sueltos en este viaje.

 

Tras la experiencia, visitamos la Esfinge, impresionante también

y a petición de algunos miembros del grupo, Mohammed nos llevó de compras… Aunque esta es la parte que normalmente detesto de cualquier excursión en grupo, en este caso me alegró que hubiera sido así, ya que me resultó muy curiosa la explicación de todo el proceso de fabricación de los papiros, incluso compré un par, que aun no he tenido ocasión de colocarlos en casa, ya que los veo tan bonitos, que me parece que no pegan en ningún sitio 🙂

También visitamos una fábrica de perfumes donde, además de deleitarte con la mezcla de olores, podías adquirir tanto copias de fragancias de cualquier marca, como los auténticos aceites esenciales egipcios a un precio de risa. Me llamó la atención que uno de los propietarios, en dos momentos concretos giró su vista sobre algunas personas del grupo y les hizo algunas reflexiones sobre sus vidas que nos pusieron a todos los pelos como escarpias… acertando de pleno en ambos casos.

 Antes de abandonar la fábrica, me acerqué a preguntarle de dónde sacaba esta información, y me dijo que le llegaba de sus Maestros… En aquel momento, eso me sonó muy esotérico, pero le creí totalmente… Nos cogió de la mano a Dani y a mi,  y nos invitó a acompañarle a la planta superior, totalmente vacía de gente  (la que se ve en la foto) y de una oficina sacó un precioso dosificador de perfumes y nos lo regaló.

Antes de poder volver en mí, me di cuenta que nos encontrábamos en un restaurante cercano para comer, aunque yo seguía con la mente en la fábrica de perfumes y su propietario… Y al levantar la cabeza, me di cuenta de la extraordinaria vista que se divisaba desde la ventana

Durante la tarde visitamos el Museo Egipcio. Para mi gusto el tiempo se nos quedó corto, a pesar de apurar hasta que nos echaron de allí, pero no profundizaré sobre esta visita por haber tantísima documentación en la red, y ya que no tengo imágenes, pues aquí grabar era prácticamente delito.

Aunque pensaba relatar toda la visita al Cairo en un solo artículo, voy a dividirlo en varios, ya que me queda muchísimo y con las fotos grandes se extiende más. 

Ahora, te ofrecemos nuestros Grandes Viajes, al mejor precio en
Viajes que Enamoran

Viajes Que Enamoran


Gracias por Compartir!Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *