Egipto: Crucero por el Nilo

Me estoy dando cuenta al empezar este artículo que iba a empezarlo como muchos otros sobre viajes, con la frase “este viaje fue muy especial por…”, y es que en realidad todos, o prácticamente todos los viajes son especiales por algo, aunque el de Egipto fue “especialmente especial” y diferente por muchas cosas…

En los últimos años se había convertido en costumbre salir de vacaciones el día 1 de enero, es la mejor forma  que se me ocurre para empezar el año, viajando! Estos días estaban sindo muy fríos y esto hizo que nos apeteciera ir en busca de calor, por ejemplo a cualquier destino del Caribe, para disfrutar del sol, que cada día noto que me regenera más. Esperando las ofertas de última hora,  vimos una oferta irresistible a Egipto, menos de 600€ con todas las excursiones (incluida Abu Simbel) y pensión completa incluidas, y  como era un sitio que teníamos en mente visitar ni lo pensamos, ya que supuestamente también era un destino caluroso.

Como veréis en las fotos, pasamos un frío increíble, sólo llevábamos una chaqueta ligera para ir desde el parking hasta la terminal del aeropuerto en Madrid (unos metros) y que cogimos porque en el avión a veces hace frío. Por lo visto en Egipto sólo hace frío 20 días al año, y tuvimos la suerte de ir en esas fechas. Hay que ser diferentes hasta en esto, dí que sí!!
¿Cuántas fotos de Egipto has visto con la gente tapada hasta la cara?

Me encantó, para empezar, que el vuelo fue Madrid-Aswan, de forma que hicimos primero el crucero por el Nilo y al final unos días en el Cairo, ya que fue aquí donde nos habían recomendado hacer las compras y no tuvimos que arrastrarlas por todo el viaje.

En el vuelo conocimos a Jose y a Susana, ella me pidió con su inolvidable sonrisa que le cambiara el sitio para estar junto a su marido, pues tenía  miedo a volar, pero le sugerí amablemente que fuera su marido el que se fuera de mi lado y se quedara ella conmigo… aprovechamos el vuelo para quitarle la fobia con técnicas de PNL, esta creo que es mi técnica favorita, ya que por lo mucho que me gusta viajar me da mucha pena que otros se lo pierdan precisamente por miedo. A partir de ahí nos hicimos grandes amigas. Fue una pena que no coincidíamos en el crucero ni en el hotel en el Cairo aunque nos vimos en un par de excursiones antes del vuelo de vuelta.

Al llegar a Aswan nos dirigimos directamente al barco, donde cenamos y nos acostamos pronto, pues a la mañana siguiente era la excursión a Abu Simbel y nos levantábamos sobre las 2 am.
Abu Simbel es impresionante, ya me había recomendado una amiga que no nos perdiéramos esta visita aunque la tuviéramos que pagar aparte, y realmente valió la pena. Tras el primer impacto a ver que el convoy iba custodiado por policía con metralletas tanto al principio como al final, disfruté a tope los 280kms de trayecto el desierto, en mitad de la noche, observando únicamente un cielo precioso.

Una vez llegamos, tras ver el impresionante templo de Ramsés II, que tuvimos la suerte de ver sin apenas turistas, nos encontramos a alguien allí, a Jose y a Susana!

Visitamos con ellos el templo de Hator.

Pensar que toda esta increíble construcción fue trasladada piedra a piedra de un sitio a otro me pone la piel de gallina, este proceso de traslado duró varios años.
Si bien por la parte exterior me pareció más impactante el templo de Ramsés II, por dentro me impactó más el de Hator, quizá por sus grabados que parecían mejor conservados.

Tras esta visita vimos las canteras de granito rojo, donde se encuentra el obelisco inacabado,  la gran presa de Aswan, y volvimos al barco para navegar hasta Kom Ombo.

El templo de Kom Ombo lo visitamos de noche, aunque algunas personas nos lo habían desaconsejado a mí me gustó mucho, pues la iluminación de las paredes del templo junto con el paisaje en general, como todo en Egipto, es majestuoso.

Me resultó muy curioso que todos los elementos del templo aparecen duplicados y perfectamente simétricos a ambos lados del eje central del templo, el lado izquierdo se consagró a Horus y el derecho a Sobek, el dios cocodrilo. Y más curioso aun me parecieron una serie de inscripciones, en la cara interna del muro exterior, sobre Astronomía,  y escenas únicas de instrumentos quirúrgicos muy avanzados para la época.

Con el reparto de poderes entre Horus y Sobek, los sabios creadores del templo plasman la concordia alcanzada por ambos a la hora de conquistar la armonía y la estabilidad necesarias para gobernar, es decir, que el entendimiento siempre lleva a buen puerto.

Seguimos la navegación hacia Edfu. Estábamos cansadísimos y a la mañana siguiente nos dormimos, tuvieron que llamarnos varias veces y cuando salimos del camarote nos estaba esperando nuestro guía, Mohamad Rabia, para llevarnos en calesa de caballos hasta el templo.

El templo de Horus es uno de los mejores conservados de Egipto, y a mi personalmente fue de los que mayor energía me transmitió, concretamente en la cámara de Neftis donde un escalofrío me recorrió el cuerpo de arriba abajo, antes incluso de escuchar la explicación de nuestro estupendo guía Mohamad. [Nebet-Het “Señora de la casa” (de Horus). Simboliza la oscuridad, la parte invisible, la noche, la muerte]

Durante este recorrido por el Nilo, muy a menudo, me sentía como dentro de un capítulo de Stargate, mi serie favorita. Me hubiera encantado visitar Abydos y por tiempo fue imposible, además dela visita a Sharm el Sheik, con lo que me queda pendiente volver.

Esa tarde seguimos la navegación hacia Luxor y a la mañana siguiente visitamos el templo de la reina Hatshepsut, un templo enclavado en la montaña, y de aquí  no puedo aportar mucho más, pues tengo la costumbre cuando viajo a cualquier sitio de probarlo todo, con lo que muchas veces pago las consecuencias… esta mañana fue una de esas veces, y aun así la vista exterior de este templo fue increíble.


Desde aquí, visitamos los Colosos de Memnón y Valle de los Reyes.

Los Colosos de Mennón son dos estatuas de Amenofis III, de 18m de altura, que guardaron su templo mortuorio.

Lo más curioso, por supuesto aparte de su tamaño, es que fueran construidas las dos utilizando una solo bloque de gres para cada estatua, dicen que este bloque fue traido de la cantera de la montaña roja, situada a 700km de Tebas. A pesar de esta distancia, la necesidad mágica y espiritual de utilizar gres para su construcción fue respetada.

Los colosos carecen de rostro y corona, pero en sus piernas podemos observar una serie de estatuas de menor tamaño que representan a la reina Tiye, esposa del faraón.

El Valle de los Reyes, fue necrópolis eal durante el Imperio Nuevo. Ubicado en un lugar consagrado a la diosa Meretseger (la que ama el silencio) de la que estoy segura que podríamos aprender muchísimo la mayoría de nosotros.

Las tumbas fueron sucediéndose en silencio gracias a artesanos y sacerdotes que vivían en una aldea reservada para ellos, de forma que se mantuviera el secreto para evitar que fueran saqueadas por ladrones.

Las tumbas eran concebidas para asemejarse al Más Allá, por eso contaban con un pasillo largo excavado en la roca, que descendía a una antecámara o serie de salas para acabar en la cámara funeraria (en las pirámides también era así). A medida se avanza por el pasillo pueden observarse pinturas y relieves en las paredes, que abordaban la vida del faraón y hacían referencia al Libro de los Muertos, Libro de las Puertas o Libro de la letanía de Ra.

En la mayoría se ven las pinturas de la barca sagrada, con la que serían conducidos al reino de Osiris, dios de los muertos, donde se les juzgaba. Quienes superaban la prueba embarcaban en una segunda barca sagrada rumbo al este, donde tras vencer a las fuerzas de la oscuridad y la muerte lograban vivir para siempre junto a Amón-Ra.

Siendo que los Faraones están enterrados en el Valle de los Reyes… porque se nos ha dicho siempre que las famosas Pirámides servían a tal efecto? Quizá te interese la idea, y quizá quieras informarte sobre ello, para lo que te recomiendo los mismos vídeos de Nassim Haramein “Nuestra Verdadera Historia” que compartí en el artículo sobre las Pirámides Chinas.

Aunque en este artículo no he querido profundizar mucho en la mitologia, no me he podido resistir a esta pequeña parte, por la importancia del viaje durante la vida y la muerte y su significado simbolico.

Desde aquí nos dirigimos a Luxor, donde visitamos los templos de Luxor y Karnak, y por la tarde nos dirigimos al aeropuerto para tomar el vuelo al Cairo, pero creo que el Cairo merece artículo aparte…

–> GALERÍA DE FOTOS DE EGIPTO <–

Ahora, te ofrecemos nuestros Grandes Viajes, al mejor precio en
Viajes que Enamoran

Viajes Que Enamoran


Gracias por Compartir!Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. SUSANA dice:

    Como te lo curras Carmen, eres IM-PRESIONANTE!!!!!

  2. carmenclerigues dice:

    Gracias Susana!
    vente a Jordania con Vicky y conmigo, vengaaaa! 😛

  1. 4 marzo, 2012

    […] el Cairo al final del Crucero por el Nilo. Aunque normalmente viajamos a nuestro aire, sin nada organizado, en este caso no nos importaba […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *