¿Preocuparse?

La preocupación es otro sentimiento inútil, al igual que la culpa de la que hablamos en un artículo anterior, ya que son sentimientos inmovilizantes y con los que no se puede conseguir nada.

Así como la culpa nos inmoviliza por un suceso del pasado sobre el que no podemos actuar, la preocupación es similar, pero se centra en sucesos del futuro, es decir, que ni tan siquiera se sabe si van a llegar a suceder. Es lo que yo llamo “sufrir a cuenta

La mayoría de la gente ha mal aprendido que la forma adecuada de demostrar amor o cariño es mediante la preocupación , y este aprendizaje no acarrea más que problemas encadenados, ya que cuando alguien se preocupa va a sufrir aunque las cosas funcionen perfectamente bien, porque siempre estará la posibilidad de que esto cambie en cualquier momento, y eso le lleva a preocuparse.

Aun las preocupaciones menores nos causan angustia e impiden el pensamiento claro, e independientemente de cuán buena fortuna tenga uno en su vida, no la va apreciar si la preocupación está en el primer plano de sus pensamientos.

Algunas personas llegan a creer que la preocupación es parte de su naturaleza y que es imposible librarse de ella. Sin embargo la realidad es que la preocupación es un hábito aprendido, con lo que trabajando conscientemente sobre este patrón de pensamiento te sobrepondrás de gran manera a esta tendencia a preocuparte.

 

Sabiendo que el futuro realmente no existe, es mucho más inteligente saber que puedes lidiar con el presente y dejar de preocuparse por el futuro, ya que este finalmente se va a convertir en presente y como ya que sabes lidiar con el presente, no hay nada de qué preocuparse.

Analizando tus preocupaciones, te vas a volver consciente que toda preocupación es inútil.

La preocupación es como un viaje en un tiovivo: te mantiene ocupado pero no te lleva a ninguna parte.

La preocupación cae en dos categorías: preocuparse acerca de las cosas que no se pueden cambiar y preocuparse por las cosas que sí se pueden cambiar.

En relación con las cosas que no se pueden cambiar, cientos de horas de preocupación no van hacer que puedas cambiarlas, sinó que te causas dolor adicional por la preocupación, y con esto volvemos a reafirmar que al no poder cambiarlas, la preocupación es un sentimiento inútil.

En cuanto a las cosas que se pueden cambiar,  toma una acción para cambiarlas, y no desperdicies tus momentos presentes preocupándote. Vuelve a ser un sentimiento sin sentido e inútil.

Si aun con todo esto, sigues pensando que no puedes quitar de tu vida el estado de preocupación, te sugiero lo siguiente: cuando estés preocupado, pon por escrito de qué estás preocupado exactamente. ¿Qué es lo peor que podría pasar? Luego escribe las opciones que tienes para enfrentarte al peor escenario. En forma creativa piensa en algunos planes.

Date cuenta que tú escoges tus pensamientos, si decides escoger pensamientos preocupantes y/o de dolor, el resultado será sentirte mal. Siempre escoge en qué te vas a enfocar y cómo vas a evaluar las cosas.

Utiliza cada experiencia que te preocupa como un desafío que te va a entrenar a pensar en una forma que enriquezca tu vida.

Mientras más enfoques tu mente en alegría, esperanza, humor y valor, más feliz será tu vida.

 


Gracias por Compartir!Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. maria jose dice:

    Hace muchos años, leí en un libro algo que significaba "no te pre-ocupes, Ocupate !"
    Y ahora, con el paso de esos años, pienso: ¿ para qué sirve pre-ocuparse ?. El tiempo que invertimos pre-ocupándonos, si lo utilizamos en "ocuparnos" no es tiempo perdido. Si mientras pasamos horas y horas pensando en un "problema", estuvieramos pensando en las mil y una posibilidades que existen para solucionarlo, no es tiempo perdido, es tiempo bien empleado.
    Ya compartiré este libro contigo. Se titula "¡ No se preocupe!." (cómo vencer la ansiedad). Y los autores son May McClure Goulding y Robert L. Goulding.
    Lo he guardado con mucho cariño, porque entonces ya me gustó mucho.

  2. carmenclerigues dice:

    Hola Mª José, Gacias por tu comentario.

    Como bien dices no existe problema sin solución, y es mucho el tiempo que se pierde pensando en cosas que ya pasaron… todo el que se emplee es en vano
    Lo peor del caso es que mientras empleas ese tiempo en pensar en el pasado, te estas perdiendo lo que pasa Ahora, que es lo único que en realidad puedes disfrutar.

    Tu precisamente sabes que jamás me he preocupado por nada mi pasado, si fuera así creo que no hubiera hecho nada en esta vida… bueno… apaete de preocuparme! jaja.

    Besos :))

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *